Ventaja competitiva

Nuestras almadrabas cuentan con una ubicación privilegiada, que permite calarlas a escasas millas de la costa, esto propicia que nuestra planta procesadora se encuentre a menos de una hora de la almadraba más lejana. A diferencia de las capturas de atún en alta mar, el corto plazo de tiempo que transcurre entre la captura de los túnidos en nuestras almadrabas, su ronqueo y posterior procesado en nuestra planta, asegura la conservación de la calidad del atún en su punto máximo.

DE CÁDIZ PARA EL MUNDO

El conocimiento transmitido de generación en generación se suma a las nuevas tecnologías para
expandir los horizontes del Atún Rojo Salvaje de Almadraba

Tradición y tecnología

Durante siglos, los ronqueadores gaditanos, han perfeccionado el arte del despiece del atún rojo, logrando la precisión y celeridad de auténticos maestros. Este conocimiento se ha ido transmitiendo de generación en generación y hoy es posible el ronqueo completo de un atún rojo en pocos minutos.

En la actualidad, combinando la cercanía de las almadrabas a la planta de procesado, la maestría de los ronqueadores y las nuevas tecnologías en transporte logístico refrigerado, podemos distribuir atún rojo fresco, en temporada, en el mismo día, en la provincia de Cádiz, prácticamente en toda España en 24h, y a cualquier parte del mundo entre 24 y 72h. Esta capacidad de movilización del producto, preservando la más alta calidad, ha permitido la expansión global del Atún Rojo Salvaje de Alamadraba, siendo un indispensable en la gastronomía del atún.

La ultracongelación a -60º

El atún rojo de almadraba sólo se puede capturar salvaje por un corto periodo de tiempo, que va desde finales de abril hasta inicios de junio. Sin un proceso como el de la ultracongelación, no sería posible disponer de él durante todo el año.

En las mismas instalaciones de Frialba, todo el atún rojo que no es destinado a comercialización en fresco, es sometido a un rápida congelación, hasta alcanzar los -60ºC. Este proceso, conocido como ultracongelación o congelación electrofacial, no sólo asegura la eliminación completa de parásitos y bacterias, si no que garantiza la perfecta conservación de las capacidades nutricionales y organolépticas del atún rojo, manteniendo intacto olor, sabor y texturas, una vez descongelado.

El atún rojo ultracongelado se almacena en las cámaras hasta su venta. El transporte se realiza en flotas de vehículos especialmente adaptados para este fin, que garantizan la cadena de frío, y permite disponer de Atún Rojo Salvaje de Almadraba, de la mejor calidad en cualquier punto del mundo, en cualquier época del año.