El acto se ha iniciado con un minuto de silencio por los pescadores víctimas del naufragio del barco gallego ‘Villa de Pitanxo’ en Terranova.

También se han ‘bautizado’ a los nuevos miembros de la almadraba de Conil.

La temporada para las almadrabas agrupadas en la OPP51 sigue avanzando y este jueves 17 de febrero la de Conil ha celebrado el tradicional ‘bautizo almadrabero’ en el puerto pesquero de la localidad gaditana.

El capitán de dicha almadraba, Antonio Ponce, ha iniciado el acto pidiendo un minuto de silencio por los pescadores víctimas del naufragio del barco gallego ‘Villa de Pitanxo’, en aguas de Terranova.

Ponce ha estado acompañado del alcalde del Conil, Juan Bermúdez; la directora gerente de la OPP51, Marta Crespo; y del padre Miguel Ángel Ventura.

Tras el minuto de silencio, el sacerdote ha procedido a la bendición de los distintos materiales que forman la almadraba (redes, cables, boyas, anclas…) con los deseos de una temporada de pesca “próspera”.

Esta singular y ancestral tradición precede al montaje de las redes de la almadraba en el mar, dentro de la denominada como fase de calamento.

Entre los aperos bendecidos, siempre es destacada la red del copo, lugar donde se hace la llamada ‘levantá’ y se captura el atún rojo salvaje de almadraba que comercializa en exclusiva Gadira.

Además, y como es habitual, se han ‘bautizado’ a los nuevos almadraberos que se han incorporado esta temporada. 

Bendición del nuevo ‘Alpataya diecinueve’

Este año, el agua bendita también ha sido rociada por el padre Miguel Ángel sobre una nueva lancha, ‘Alpataya diecinueve’, que formará parte de la flota de la almadraba de Conil.

El acto ha concluido con una foto de grupo junto a la nueva embarcación para la almadraba conileña.

Foto de grupo tras el ‘bautizo’ de la temporada 2022.